Reproducción del Pinzón azul en libertad

Durante la primavera, y finalizados los censos, continuamos con los trabajos de seguimiento de la reproducción en las poblaciones de pinzón azul. La actividad reproductora de esta especie abarca desde mediados de marzo hasta mediados de agosto, aunque la mayoría de puestas las realizan en junio. A comienzos de la temporada de cría, las parejas formadas se asientan en un territorio que será defendido por los machos el resto de la primavera. Los machos marcan sus territorios mediante el canto, indicando a otros machos que esa zona ya está ocupada. Además, defenderán el nido de amenazas como picapinos y alertarán a hembras y pollos de otros peligro (como gavilanes o cernícalos) emitiendo una voz de alarma característica.

Mientras tanto, las hembras, más discretas, se encargan de construir un nido en las ramas más densas de los pinos canarios. Solo las hembras incuban durante 15 días la puesta, que consta de uno o dos huevos. Ambos (machos y hembras) cebarán a los pollos los 17 días que estos pasarán en el nido. Tras la salida de los pollos del nido, los padres los acompañan durante semanas.

Hasta la fecha, en la temporada de 2017 se han localizado 19 nidos en la Reserva de Inagua y 12 nidos en el pinar de la Cumbre. Con el seguimiento de nidos conoceremos el éxito reproductor, que es uno de los parámetros necesarios para analizar la demografía de una población, aspecto de gran interés en la pequeña población de la Cumbre.